Milagros que Jesús hizo en la tierra, que te invitan a creer en lo imposible (Parte 1)

milagros que Jesús hizo que te invitan a creer en lo imposible, MMM, Movimiento Misionero Mundial, Bogotá, Colombia

La definición de un milagro, según el Diccionario de la Lengua Española (Vigésimo segunda edición) es: Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.

Así mismo, se puede definir un milagro desde la teología cristiana, como un suceso a la vez sensible y trascendente que se produce con intervención divina y que forma parte asimismo de una revelación. Estos tres aspectos son indisolubles de tal modo que el milagro es descrito como un prodigio que es un signo o como signo trascendente no habitual. La mera ocurrencia de un suceso extraordinario es insuficiente para que se considere un milagro. El suceso debe ser un signo, es decir, conllevar con propiedad un significado espiritual.

En ese sentido se puede entender que un milagro es una acción que sólo puede ser realizada por Dios o venir de parte de Dios con el fin de dar testimonio de su existencia y su  verdad.

Las Sagradas Escrituras, narran desde el primer capítulo muchos milagros y eventos que dan fe de la grandeza de Dios, algunos ampliamente conocidos como la división de las aguas: “Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas. Entonces los hijos de Israel entraron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda” (Exodo Cap 14:21-22); o hacer retroceder el sol “Entonces el profeta Isaías clamó a Jehová; e hizo volver la sombra por los grados que había descendido en el reloj de Acaz, diez grados atrás” (2 Reyes Cap 20:11).


➡️  LEER TAMBIÉN:  ¿QUÉ HARÉ DE JESÚS?


Sin embargo, los milagros más impactantes de los que se tiene noción en la historia de la humanidad, son los del mismo Dios hecho hombre; es decir los milagros del señor Jesucristo.

Los múltiples milagros de Jesús pueden dividirse en cinco categorías, dentro de las cuales, se destacan los milagros sobre las fuerzas de la naturaleza:

 

PARTE 1: MILAGROS SOBRE LA NATURALEZA

 

Cambia el agua en vino en Caná:

“Jesús les dijo a los sirvientes: Llenen de agua esas tinajas. Los sirvientes llenaron las tinajas hasta el borde. Luego Jesús les dijo: Ahora, saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta, para que lo pruebe. Así lo hicieron.  El encargado de la fiesta probó el agua que había sido convertida en vino, y se sorprendió, porque no sabía de dónde había salido ese vino. Pero los sirvientes sí lo sabían.” (Juan Cap 2:7-9).

Pesca milagrosa:

“Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; más en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían” (Lucas Cap 5:4-7).

Calma la Tempestad:

“Pero mientras navegaban, él se durmió. Y se desencadenó una tempestad de viento en el lago; y se anegaban y peligraban. Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: !Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza” (Lucas 8:23-24).


➡️  LEER TAMBIÉN:  UNA CARTA DE DIOS PARA TI


Multiplicación de panes:

“Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer. Y ellos dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces. Él les dijo: Traédmelos acá. Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas. Y los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños” (Mateo 14:16-21).

Camina sobre las aguas:

“En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. Y ya la barca estaba en medio del mar, azotado por las olas; porque el viento era contrario. Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar” (Mateo 14:22-25).

La moneda aparece en el pez:

“Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? Él dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños? Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos. Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero tómalo, y dáselo por mí y por ti.” (Mateo 17:24-27).

Maldición de la higuera:

“Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera” (Mateo 21:18-19).

Ahora sólo piensa que, si Dios, en la persona de Jesús, pudo dominar las fuerzas de la naturaleza y hacer cosas imposibles y grandes milagros, cuanto más puede en relación a ti si decides creer en Él.

 

CONTINUARÁ…

 

 

Etiquetas:, , ,

Comentar